Clia

Acerca tu lupa al etiquetado frontal

A un año de que el etiquetado frontal nutrimental se convirtió en una medida obligatoria, CLIA se reunió con Beatriz Beltrán, Química Farmacéutica Bióloga con especialidad en Tecnología de los alimentos, para analizar el tema, contextualizarlo y hacer algunas precisiones al respecto.

 

Contexto

El etiquetado frontal se estableció con el objetivo de ayudar a reducir los casos de obesidad, diabetes y enfermedades coronarias. Y es que, de acuerdo con la Química Beltrán, sólo cuando estamos enfermos nos preocupamos por nuestra salud y por lo que estamos comiendo.

En general, el consumidor mexicano no se preocupa por su alimentación, salvo que esté bajo observación médica y tenga un requerimiento dietético especial. En ese sentido, es necesario brindar educación nutricional desde la niñez.

“En contraparte, el interés y, por ende, la fuerza de los consumidores en Europa es impresionante; muchas de las normas y legislaciones se basan en sus demandas”, apuntó la especialista.

Es importante mencionar que el criterio del etiquetado frontal está en función de las calorías, cuando sería más fácil de comprender si estuviera en función de los gramos. ¿Por qué se hizo así? Porque calorías es el término que más entendemos. Sin embargo, no está aceptado en el sistema internacional de pesos y medidas, que considera a los kilojoules como el correcto.

Contrastes

Al respecto de implementar el etiquetado frontal en forma de semáforo (como en Ecuador y Chile), ¿cómo podría conocerse el contenido exacto de grasas saturadas, otras grasas, azúcares totales y sodio?

A propósito, Beltrán expresó que el etiquetado de semáforo sería más fácil de ver, pero insuficiente si a la par no mostrara los rangos que abarca cada color (verde, amarillo y rojo). Ahí surge una duda: ¿cómo y dónde se incluirían y explicarían dichos rangos?

Asimismo, cabe aclarar que en el caso de que un producto tuviera varios íconos en color verde, eso únicamente implicaría el cumplimiento de la norma, no que pueda comerse en cualquier cantidad.   

Ahora bien, ¿el etiquetado actual podría complementarse con un etiquetado a manera de semáforo? ¿Cabe la posibilidad de pintar de colores los íconos ya establecidos? ¿Podría establecerse, al igual que en la Unión Europea, como una medida opcional?

De cualquier modo, falta información confiable a la que puedan tener acceso todas las personas (no sólo aquellas que disponen de una conexión a internet), especialmente al momento de crear y llevar a cabo una dieta balanceada, ya sea de manera personal o al acudir a un nutriólogo.

Clia

Somos el Consejo Latinoamericano de Información Alimentaria, nuestra estrategia se basa en conjuntar esfuerzos y trabajar con todos aquellos organismos nacionales e internacionales dedicados a la difusión científica relacionada con salud y alimentación. Pertenecemos a la red de organizaciones internacionales de alimentación.

Agregar comentario

Escríbenos