Clia

Aspectos regulatorios del etiquetado frontal

La información nutrimental de los productos en el área frontal de exhibición de su envase también se conoce como Guía o Cantidades Diarias Orientativas (GDA), y en ellas se indica la cantidad de energía (kilocalorías) y de grasa saturada, otras grasas, azúcares y sodio que aporta. También se destaca el porcentaje de estos componentes en función de la ingesta máxima diaria recomendada para promover en la población un mejor estado de salud.

La Secretaría de Salud a través de la COFEPRIS, como responsable de la salud pública, publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF), en febrero de 2014, un decreto para que la información correspondiente a las GDA se presentara en el área frontal de exhibición de las etiquetas de alimentos y bebidas preenvasados.

Por ser la Norma Oficial Mexicana (NOM-051-SCFI/SSA1) el medio de regulación del etiquetado de los productos alimenticios, en el mes de agosto de 2014 se publicó en el DOF la modificación de dicha norma para incluir la obligatoriedad de presentar el Etiquetado Frontal Nutrimental.

Cabe mencionar que la Norma Oficial Mexicana para el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados está alineada con el Codex Alimentarius de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

En Europa es voluntario el etiquetado frontal; en Estados Unidos aún no lo implementan, pese a ser el país con el mayor número de adultos con obesidad. De hecho, en EU y Canadá la atención se centra en la información nutrimental sobre la parte posterior del envase, especialmente en los azúcares añadidos.

Por otro lado, el etiquetado frontal, incluyendo declaraciones de advertencia, está ganando terreno en Colombia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela.

 

Un vistazo por el mundo

Canadá también aprobó recientemente cambios a su etiquetado, por ejemplo: agrupó y destacó los ingredientes a base de azúcares.

Chile ha adoptado una legislación que introduce límites para nutrientes clave a partir de la frase “alto en…”. Asimismo, se están discutiendo estrategias para incluir, en los anuncios publicitarios, mensajes que insten a los consumidores a elegir productos más saludables.

Venezuela también optó por mensajes de alerta en diciembre de 2015. Se aplican a las bebidas gaseosas y azucaradas e informan a los consumidores acerca de los efectos que tienen para la salud.

Colombia también considera declaraciones de advertencia para bebidas, como parte del proyecto de ley para el consumo informado de azúcar. La palabra “ADVERTENCIA”, en letras mayúsculas, se colocará en la parte inferior del paquete, sobre fondo blanco con un borde negro.

Perú estableció en 2013 declaraciones de advertencia (mediante la frase “Alto en…”) en los productos procesados.

Ecuador optó por un esquema de colores. Consiste en tres barras colocadas horizontalmente, cuyo color puede ser rojo, naranja o verde, y que llevan las leyendas “alto en…”, “medio en…” y “bajo en…”, respectivamente. Cada barra corresponde a los niveles de azúcar, sal y grasas contenidas en el producto.

Reino Unido estableció en 2013 un esquema voluntario de etiquetado frontal en forma de semáforo, basado en las cantidades de nutrientes (energía, grasa saturada, sal y azúcar) por porción.

PortugalPolonia Francia también están considerando establecer un etiquetado frontal en forma de semáforo.

Los Países Bajos han ido en la dirección contraria: su etiqueta en forma de semáforo será descontinuada a partir de octubre de 2017, y reemplazada por una aplicación para tabletas y teléfonos inteligentes, la cual escaneará el código de barras y emitirá recomendaciones a partir de la información nutrimental.

Indonesia ha optado por una declaración de advertencia en comidas rápidas y algunos alimentos procesados: “consumir más de 50 g de azúcar, 2000 mg de sodio, o 67 g de grasa al día aumenta el riesgo de hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes”.

En Australia y Nueva Zelanda se diseñó una clasificación voluntaria para ayudar a los consumidores a elegir opciones más saludables entre los productos preenvasados.

En Israel el Ministerio de Salud ha propuesto un código de colores para clasificar los alimentos procesados.

En Nigeria el etiquetado nutricional es obligatorio desde abril de 2016. La información incluye grasas saturadas e insaturadas, vitaminas, proteínas, carbohidratos, fibras, sodio y energía. Asimismo, la Fundación Nigeriana del Corazón creó un logotipo que se coloca sobre los alimentos procesados que son recomendados por sus múltiples beneficios a la salud.

En general, el etiquetado frontal alrededor del mundo se presenta bajo uno de los tres siguientes esquemas: contenido nutricional, porcentaje del consumo diario y logo de salud.

 

Fuentes: QFB Beatriz Beltrán Brauer y European Food Information Council (EUFIC)

Clia

Somos el Consejo Latinoamericano de Información Alimentaria, nuestra estrategia se basa en conjuntar esfuerzos y trabajar con todos aquellos organismos nacionales e internacionales dedicados a la difusión científica relacionada con salud y alimentación. Pertenecemos a la red de organizaciones internacionales de alimentación.

Agregar comentario

Escríbenos