Clia

De la granja a tu mesa: el proceso de los alimentos

Procesar alimentos crudos implica hacerlos aptos para el consumo, la cocción o el almacenamiento.

Nuestros ancestros han procesado alimentos durante siglos con el fin de postergar su descomposición, y con ello aprovecharlos al máximo. Las técnicas tradicionales incluían el secado al sol y la conservación de la fruta con azúcar, así como de la carne y el pescado con sal.

En la actualidad se aplican principios científicos y tecnológicos para que los alimentos sean menos perecederos, así se amplía la oferta y se reduce la dependencia de la estacionalidad.

La adición de nutrientes en alimentos y bebidas se usa como una medida mundial de salud pública. Por lo tanto, garantiza la calidad nutricional de los suministros alimentarios.

El procesamiento de alimentos también utiliza el potencial creativo de especialistas (agricultores, ganaderos, químicos, ingenieros, saboristas y nutriólogos) para transformar las materias primas básicas en alimentos nutritivos, sabrosos  y atractivos, que podemos incluir con gusto en nuestras dietas diarias.

De hecho, la mayoría de nosotros en algún momento hemos procesado alimentos al preparar de comer.

Ahora bien, aunque a diario los compramos y consumimos, rara vez nos detenemos a pensar en la importancia de procesar alimentos:

 

Conservación

Los granos, como el trigo y el maíz, no son comestibles en su estado natural. Gracias a las técnicas de transformación, como la molienda y la trituración, se transforman en harina que después se utiliza para hacer pan, cereales elaborados y pasta.

Bioseguridad

La constituyen las técnicas y los marcos normativos a través de los que se eliminan microorganismos nocivos. 

Comodidad
El envasado ofrece una gran variedad de productos, rápidos y fáciles de preparar. Eso nos ayuda sobremanera en el día a día, ya que estamos inmersos en un modo de vida vertiginoso, donde cada vez tenemos menos tiempo para cocinar.

Precio
La transformación aumenta la vida útil de almacenamiento y reduce el volumen de residuos, lo que a su vez disminuye los costos generales de la producción.

Sabor

Además de ser comestibles y seguros, los vegetales o animales crudos se convierten en agradables al paladar y al estómago.

Cabe mencionar que procesar alimentos puede influir en su calidad nutricional: de manera positiva, al agregar componentes que no tenía; de manera negativa, por la pérdida de vitaminas al momento de calentar o congelar en exceso.

 

CLIApunte: todos los alimentos sometidos a distintos niveles de transformación pueden formar parte de una dieta balanceada, especialmente si se consumen en función de los requerimientos personales.

 

Fuente: Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC)

Clia

Somos el Consejo Latinoamericano de Información Alimentaria, nuestra estrategia se basa en conjuntar esfuerzos y trabajar con todos aquellos organismos nacionales e internacionales dedicados a la difusión científica relacionada con salud y alimentación. Pertenecemos a la red de organizaciones internacionales de alimentación.

Agregar comentario

Escríbenos