Clia

Microbiota frena sobrepeso y obesidad

Investigadores el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) destacan la importancia de la microbiota, de la que depende el buen funcionamiento del aparato digestivo, uno de los pilares del organismo.

Los especialistas subrayan que cada persona tiene una microbiota particular, formada por bacterias y otros microorganismos, y que las características de ésta dependen de la edad, los hábitos alimenticios y el entorno en que se desenvuelve, entre otros factores.

Fibra y microbiota

Por otra parte, los expertos del INCMNSZ explican que la fibra, presente en cereales, frutas y vegetales, ayuda a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, aumenta la sensación de saciedad y mejora la digestión.

Los investigadores apuntan que el desequilibrio en la microbiota (disbiosis) puede causar o agudizar padecimientos como colitis e intestino irritable, e influye en forma decisiva en el desarrollo de sobrepeso, obesidad y diabetes.

Una forma de prevenir y combatir desarreglos digestivos—destacan— es el consumo de alimentos que contienen inulina, nopal, avena, chía y soya. A éstos se les considera prebióticos, pues permiten el desarrollo de microbiota benéfica.

Otro auxiliar para evitar este desequilibrio son los probióticos, alimentos como el yogur y el jocoque, a los que se adicionan microorganismos benéficos para el organismo. Entre sus bondades destacan la seguridad (no son patógenos) y su resistencia al PH ácido del estómago.

Tomados con regularidad, los probióticos estimulan al sistema inmunológico, son anticancerígenos y contribuyen al buen funcionamiento del hígado. Asimismo, ayudan a reducir colesterol, triglicéridos y a mantener un peso saludable.

Agregar comentario

Escríbenos