Clia

Presupuesto, tratamiento y empatía, claves en la lucha contra la diabetes

 

  • A nivel mundial cada seis segundos muere una persona a causa de la diabetes mal controlada
  • Sólo el 11 por ciento de la población mexicana que vive con diabetes emplea insulina como parte de su tratamiento

Ciudad de México a 13 de noviembre de 2017. En el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Diabetes, la médica Marisol Gil charló sobre la importancia de incrementar la educación y los insumos para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, que en México alcanza el 10 por ciento de la población, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud (ENSANUT) 2016.

“Tenemos un gobierno ineficiente para actuar ante esta problemática. Aun cuando existiera educación en diabetes, lo cual no es una realidad, ¿de qué serviría si cuando la gente acude a su clínica, si no hay medicamentos? Estamos rebasados porque no se asigna ni la fuerza ni el presupuesto necesario para hacer frente”, enfatizó la especialista.

En nuestro país mucha gente sigue sin acceso a los servicios de salud, los cuales –además– son muchas veces ineficientes: carecen de medicamentos, tratamientos y personal profesional y preparado. Por lo tanto, la educación en diabetes no es suficiente si el Estado no garantiza el acceso a los insumos necesarios.

No obstante, el aspecto de la educación tampoco está en buen estado: según el estudio DAWN2®, únicamente el 20 por ciento de las personas con diabetes recibe información adecuada. Aunado a ello, hay muchos contenidos que se comparten –especialmente en internet– que carecen de evidencia científica, por lo que persisten los mitos y tabús alrededor de la diabetes.

La diabetes es una condición crónica que sucede cuando el páncreas no produce insulina o nuestro cuerpo no puede utilizarla de manera adecuada; eso se traduce en altos niveles de glucosa.

Por su parte, la insulina es una hormona que todos los seres humanos requerimos para mantenernos con vida: “es la llave que le ayuda a nuestro cuerpo a ingresar la glucosa a sus distintas células”, explicó Marisol Gil.

Mellitus tipo 1

Mellitus tipo 2

Gestacional

No se previene. Se presenta en niños y adultos. Se presenta durante el embarazo.
Asociada a autoinmunidad: el cuerpo crea anticuerpos que destruyen células que producen insulina en el páncreas. Influyen el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad. Al terminar el embarazo, la mujer podría o no continuar con niveles elevados de glucosa.
Se presenta en niños o adultos jóvenes.

En México el 90 por ciento de las personas diagnosticadas con diabetes tiene la mellitus tipo dos; menos del 10 por ciento tiene la mellitus tipo uno. En la región de Norteamérica y el Caribe una de cada ocho personas tiene diabetes; es decir, 44 millones de personas. De acuerdo con la también educadora, en el mundo cada seis segundos muere una persona a causa de la diabetes.

Son tres los pilares que deben ser parte del tratamiento de una persona con diabetes: A-E-I, siempre acompañados de educación en salud.

A – Alimentación: no existe dieta para persona con diabetes. Todos debemos buscar que nuestra alimentación sea variada, suficiente y equilibrada. No obstante, la persona con diabetes debe observar cómo responde su organismo ante cada alimento. Asimismo, debe cuidar cómo asimila los nutrientes frente a las hipoglucemias (bajas en el azúcar) e hiperglucemias (elevaciones en el azúcar), a fin de prevenirlas.
E – Ejercicio: es distinto a la actividad física porque es de mayor impacto, repetitivo y tiene un objetivo. De llevarse a cabo, ayuda a utilizar mejor la glucosa y aumenta la sensibilidad a la insulina, lo que conforme pasa el tiempo se traduce en mejor calidad de vida. Además ha de considerarse qué tipo de ejercicio le gusta a cada quién, así como qué tipo de ejercicio le conviene de acuerdo con sus características físicas y de salud.

I – Insulina y medicamentos: las personas deben saber cómo calcularla y hacer uso de ella, de modo que eviten situaciones que pongan en riesgo su vida. También abarca el aspecto general de los medicamentos.

Respecto a los distintos tratamientos, cada persona responde de diferente forma ante ellos. Sin embargo, tienen que ser multidisciplinarios y considerar a la insulina como un elemento vital. “En México hay mitos sobre la insulina, por ejemplo: que causa ceguera, sobre peso y/o adicción; por ello se rechaza”, apuntó Gil.

Aunque más del 90 por ciento de las personas con diabetes mellitus tipo 2 requieren insulina en su tratamiento (insulinización temprana, a fin de evitar complicaciones), según la ENSANUT 2016, sólo el 11 por ciento de la población usa insulina en su tratamiento ante la diabetes.

No obstante lo anterior, cabe destacar que actualmente el 46.4 por ciento de los adultos con diabetes no realiza alguna medida preventiva para retrasar o evitar complicaciones. Frente a esta situación, la médica señaló que “hace falta empatía hacia las personas con diabetes”.

Con respecto al impuesto a las bebidas azucaradas y rehidratantes implementado por el gobierno mexicano desde 2014, Marisol Gil considera que sí es útil, pero una cosa son las estadísticas y otra lo que pasa en la vida diaria de las personas con diabetes, a quienes les resulta muy difícil dejar de consumir estas bebidas.

Es importante recalcar que la diabetes mellitus tipo dos es la única que se puede prevenir. ¿Cómo? Mediante un cambio en el estilo de vida: alimentación balanceada y ejercicio constante. Sin embargo, hay otros factores de riesgo para desarrollarla: antecedentes familiares con diabetes y la etnia a la que pertenecemos.

Marisol Gil es fundadora de Historias de vida y azúcar, asociación que ofrece actividades educativas y deportivas gratuitas para las personas con diabetes. De igual manera, donan medicamentos a quienes se comprometen con su educación y tratamiento, con el fin de que repliquen la información con la familia, los amigos y la comunidad. “Queremos lograr una ola de educación y atención”, concluyó.

 

 

 

Clia

Somos el Consejo Latinoamericano de Información Alimentaria, nuestra estrategia se basa en conjuntar esfuerzos y trabajar con todos aquellos organismos nacionales e internacionales dedicados a la difusión científica relacionada con salud y alimentación. Pertenecemos a la red de organizaciones internacionales de alimentación.

Agregar comentario

Escríbenos